domingo, diciembre 18, 2011

Luis Edgardo Ramírez

Si bien Luis Edgardo Ramírez no es un poeta que deja un gran legado de su obra literaria, también es cierto que sus declamaciones han sido tan sentidas, que él representa todo cuanto puede transmitir el verso, interpretado en una voz cálida y privilegiada que fascinó a quienes lo siguieron como recitador, para su tiempo; tanto  aquellos que estaban pasando por el dilema de la efervescencia sentimental en la adolescencia, como  los eternos enamorados, o los lastimados por la pérdida de un querer, o simplemente los sensibles a la poesía.
En sus inicios Ramírez tuvo un programa radial que giraba en torno a sus facultades declamatorias, atendiendo además las peticiones de sus fieles oyentes. Esa labor le sirvió para conocer de cerca las preferencias de esa gente que lo seguía, quienes a veces le solicitaban poemas desconocidos para él, lo cual le obligaba a realizar verdaderas indagaciones que le permitieran complacer al público. De ese modo empezó a entender con claridad cuáles eran los favoritismos de sus radioescuchas, elaborando sobre la base de esa encuesta espontánea su Repertorio Poético y trasladando toda su recopilación a la palabra escrita para que la gente pudiera leer las obras que antes deseaba oír.
Luis Edgardo es el menor de los hijos de un  pastor evangélico de nombre Simón Ramírez y de la maestra Elia de Ramírez.  Creció al calor de una familia de escasos recursos económicos pero de  sólidos principios morales, religiosos y éticos,  entre libros, y con lo que necesitaba para ser un niño feliz.
Nació un 3 de Abril por  intermediación de una partera, como se estilaba entonces, en Tucupido del Llano, aunque la mayoría piensa que nació en Altagracia de Orituco (oficialmente Nuestra Señora de Altagracia de Orituco situada en el mismo Estado Guárico y capital del Municipio José Tadeo Monagas. Fue la antigua capital del estado y es una de sus principales ciudades) pueblo al que ama entrañablemente  incluyendo a su gente, del que se enamoró desde el primer día en que lo vio y en el que vivió a partir de sus cuatro años de edad. Lo considera único y sus recuerdos sobre él los alberga en su corazón conservando incluso algunas muestras de su particularidad en la que hoy es su residencia, que lo mantienen apegado a la tierra con la que se identifica.
A los diecisiete años tuvo que emigrar para continuar estudios en el Pedagógico de Caracas, regresando cada viernes a su amado terruño para de nuevo volver a estar en la capital cada lunes, donde vivía en una residencia estudiantil de Santa Mónica. Su verdadera vocación era el “Derecho” pero le resultaba imposible costear una Universidad privada y en las públicas no fue aceptado. No obstante, su deseo de realizar esos estudios lo llevó a presentar una prueba en la Universidad Santa María que para esos tiempos funcionaba en la Urbanización El Paraíso, y luego no tenía dinero para el pago de los meses que debía cancelar antes de iniciar su tan anhelada aspiración. Sin embargo, pudo lograr su objetivo con enorme esfuerzo, pues ni siquiera tenía libros ni material para prepararse.
La música también captaba su interés y con el sacrificio de su madre pudo recibir clases de cuatro y más tarde de guitarra. Ello le aportó “experiencia” como serenatero. La música  le abrió puertas a nivel de amistades y puestos de trabajo.
Trabajó en la imprenta del Congreso de la República y luego en los Tribunales Penales como Asistente, ejerciendo como Penalista posteriormente en la capital y en los Estados Falcón, Sucre y Nueva Esparta, con domicilio siempre en Caracas. Después su interés se desvió hacia los derechos civiles y la protección de la libertad religiosa, participando como conferencista de una Coalición Religiosa y realizando finalmente una Maestría en Teología combinada con Leyes, cuya tesis de grado, que recibió mención de honor, tuvo que ver con el Sistema Legal de Cultos en Venezuela. 
En la búsqueda de la verdadera administración de justicia y dada la corrupción existente en Venezuela en el área, estableció su residencia definitiva en Norteamérica, luego de haber realizado otros estudios de Cuarto Nivel,   desempeñándose actualmente como profesor de Ciencias Políticas en los Estados Unidos, donde hoy vive (Chicago) junto a su esposa e hijo.
Mantiene una página que pretende exaltar los valores culturales y bellezas naturales de Orituco promoviéndolo y apoyándolo en todas sus áreas, para ayudarlo a mejorar como comunidad.

12 comentarios:

  1. hola oye están increíbles tus textos, hace años estoy buscando un poema que trova de luis edgardo ramirez llamado "poema casi infantil si puedes aquí esta mi correo para q me pases cualquier información. te lo agradecería con el alma

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Luis! El asunto es que Luis Edgardo es más que nada declamador; habría que conocer si es de su autoría o de quién es el poema...de todos modos voy a buscar entre mis libros a ver si encuentro el que mencionas. Un cordial saludo!

      Eliminar
  2. Hola Leyla Disculpa que no te había respondido, pasa que he dejado mensajes en varios lugares a ver si encuentran ese poema declamado por Luis E. y olvide por completo que te había comentado sobre el, espero que aun puedas hacer algo. saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Luis! Un gusto atenderte.
      Con ese nombre no he hallado nada. Sin embargo, estoy pendiente.
      Hay un poema de su autoría que se titula: "En la Bahía" dedicado a una colegiala...
      Ahora estoy publicando (Otros Autores: Luis Edgardo Ramírez) "Tu Amor", por si gustas leerlo.

      Eliminar
    2. Hola Leyla, todo lo que tengas de Luis E, me interesa, de hecho lo escucho ahora, gracias por tu esfuerzo, es difícil ubicar quien guste de la poesía, mas aun mujer... espero compartir una platica mas extensa del tema alguna vez, salud...!!!

      Eliminar
  3. Hola Leyla... Muy representativas tus notas sobre este excelente declamador...una voz y un expresión que de verdad te eriza la piel de gusto y seguro a mas de uno le ha sacado lagrimas pero dulces.

    ResponderEliminar
  4. Hola Leyla... Muy representativas tus notas sobre este excelente declamador...una voz y un expresión que de verdad te eriza la piel de gusto y seguro a mas de uno le ha sacado lagrimas pero dulces.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es; muchas gracias por tu comentario. Un cordial saludo!

      …Espejo de las quimeras
      y hacedor de fantasías
      desesperanzas postreras
      y afables melancolías…

      Te invito a leer: “Poemario”

      http://atravesdemipluma.blogspot.com/2011/12/poemario.html?spref=tw

      Eliminar
  5. Hola! Estoy interesaod en conseguir el libro "Repertorio Poético" de Luis Edgardo Ramírez. Es para una amiga que lo tuvo, lo prestó y, por supuesto, no se lo devolvieron. Agradecería cualquier información que pudiera facilitarme al respecto! Gracias de antemano!

    ResponderEliminar
  6. Amigo, me gustaría ayudarlo, pero no tengo idea dónde pueda conseguirse actualmente. De hecho tuve una de las primeras ediciones que me había obsequiado mi madre, con empastado de lujo, y me la robaron. Luego de mucho buscar, pude conseguir otro ejemplar muy bello también, pero jamás con las condiciones del 1ro., que había atesorado con enorme celo por muchos años, además de por ser un regalo especial, por haberlo disfrutado tanto...

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola, Luis Machado!
    Alguien, muy amablemente, me hizo llegar información sobre el hermosísimo poema que por tanto tiempo has buscado.
    Acabo de montarlo en el blog.
    ¡Te invito a leerlo!

    ResponderEliminar
  8. Tenía años que nos sabia de Luis Edgardo Ramírez, le conocí iniciando la década de los setenta junto a nuestro buen amigo el disquero Pierre Casanova. Fueron buenos años de charlas amenas con ellos. Con Luís conocí la prudencia, la tolerancia, el amor y el respeto por la cosas. Recuerdo su cara, cuando una muy buena amiga mía, también diseñadora gráfica en esos tiempos, le mostró el boceto de un Par de botas, y para celebrar nos fuimos a su casa a jugar ajedrez. Si Ud. sabe de Luís Edgardo dele mis saludos desde Caracas, no sabía que viviera en USA. Gracias de antemano.cesaraubri@gmail.com

    ResponderEliminar